Ácido hialurónico no reticulado para el tratamiento de arrugas finas


La diferencia entre el ácido hialurónico no reticulado y el reticulado ocasiona dudas entre las personas que desean un tratamiento estético.


Los primeros inyectables de ácido hialurónico eran, generalmente, del tipo reticulado ya que servían principalmente como relleno para las arrugas de los surcos nasogenianos, tratar el volumen de los pómulos e incluso servir como alternativa a otros rellenos para aumentar zonas concretas como los glúteos.

Esto es debido a que este tipo de ácido hialurónico es más denso y cuando se inyecta, la distribución de las moléculas se realiza de forma tridimensional, aportando el volumen necesario en la zona tal y como se ha explicado anteriormente.

En términos menos clínicos, es lo que denominamos geles inyectables y que son los más comparables al bótox, no por sus contraindicaciones, sino más bien por el objetivo de los tratamientos.


En cambio, el ácido hialurónico no reticulado al ser más fluido se utiliza comercialmente como un complemento o sustituto de la hidratación, aunque mucho más potente.

Este tipo de AH, se absorbe en las capas más superficiales de la piel, aportando también la firmeza y luminosidad de la zona a tratar.


Por eso, los productos no suelen incluir solamente un activo, sino que se combinan con otros principios, minerales o vitaminas, sobretodo antioxidantes, para que la piel recupere su equilibrio de la forma más natural posible y de forma rápida.

Inyectables de ácido hialurónico

Al igual que hemos comentado antes, en términos no clínicos, este tipo de ácido hialurónico no reticulado vendría a equipararse con las ampollas flash de hidratación instantánea como, por ejemplo, las de Germinal.

Algunas otras marcas añaden proteoglicanos, otras combinan colágeno, pero esto va a depender del consejo del profesional a la hora de su aplicación.

Las zonas de interés para este tipo de ácido hialurónico serán las manos, el rostro, mejillas y el escote. Se hace evidente que NUNCA se utilizará un inyectable de hialurónico no reticulado para aumentar el volumen del pecho.

Además, por lo general, la mayoría de los tratamientos con este grado de reticulación son por vía tópica pero cada vez están apareciendo en el mercado estético inyectables combinados.

Tiempo de acción y duración del principio activo en la zona

La diferencia principal entre el reticulado y el no reticulado es su permanencia en la zona.

Lo habitual de los ácidos hialurónicos reticulados por vía inyectable es que su duración sea de casi un mes (2 a 4 semanas) y suelen requerir una revisión para corregir los resultados a las 6 semanas o incluso los 2 meses según la zona a tratar.

Los ácidos hialurónicos no reticulados permanecen menos tiempo en la zona, y en unas 2 o 3 semanas ya podría volverse a inyectar de nuevo. De todas formas, se recomienda una infiltración cada mes como margen de seguridad.

zonas tratamiento acido hialuronico no reticulado

Arrugas finas y patas de gallo, tratamiento con ácido hialurónico no reticulado

La pregunta habitual en los centros estéticos es si es posible alternar o sustituir el bótox por el ácido hialurónico en zonas más delicadas como pueden ser los labios, los párpados o en las “patas de gallo”.

Si que es posible tratar esta zona, pero se recomienda que sea un profesional del sector cualificado quién realice estas infiltraciones y que el material empleado sea reconocido por las agencias sanitarias correspondientes del país donde se realiza el tratamiento.

De todas formas, hay que tener en cuenta los siguientes puntos acerca del AH:

  • Sirve para arrugas finas superficiales y es capaz de eliminarlas
  • Sirve para las arrugas de expresión, pero actúa de forma más limitada (el bótox es más potente)
  • Al inyectarse, la zona puede quedar de un color blanquecino temporalmente
  • Dura menos que el bótox (esta limitación hace que mucha gente siga utilizando este producto)
  • No afecta a la expresión facial como lo hace el bótox tras su infiltración
  • El efecto de hidratación con hialurónico no reticulado es inmediato
  • Los tratamientos en los párpados son más delicados y también pueden causar el xantema parpebral de los fillers intradérmicos.

Por último, cabe destacar que la gran ventaja del tratamiento con ácido hialurónico es su reabsorción natural por parte del organismo y al mismo tiempo su reversibilidad.

Si la persona no está contenta con el resultado, se puede inyectar productos que contengan hialuronidasa, que permite disolver en menos de 24 horas el hialurónico inyectado en la zona, bien para eliminarlo completamente o para retocar o modificar la zona de la piel tratada.


Deja tu comentario